viernes, 30 de octubre de 2009

Luces en la noche

Todo eran sombras, penumbra, luces cruzándose a cada momento, deslumbrándome por un momento. El cansancio de todo el día se apoyaba sobre mis hombros y cada minuto que pasaba pesaba más..

La radio en marcha..."tenía tanto que darte... tantas cosas que contarte...." con Nena Daconte y su canción que tantas veces me hacía pensar. Mi mirada estaba fija en la carretera pero mi mente volaba de aqui para allá, el trabajo "Dios mañana tengo que presentar el informe, a ver si me da tiempo, no podré dormir en toda la noche", mi pareja " Está raro últimamente no me ha llamado el muy...yo no lo pienso llamar".

Miro por el retrovisor y un coche detrás acercaba cada vez más sus dos luces sobre mi, hasta tal punto que casi no las veía.." que manía de correr a estas horas...". Tuve que acelerar sino daba la impresión que no tuviera miramientos en golpearme por detrás, el no frenaba...

Me puso tan nerviosa que no me fijé en las dos luces rojas de delante, que no avanzaban y cada vez se veían más brillantes, cuando me di cuenta era tarde...choqué contra el coche de delante y el airbag se avalanzó sobre mi, pero aun asi el golpe fué tan fuerte que perdí el conocimiento...

.....

Abro los ojos y ahora no hay oscuridad ¿donde estoy? oigo unas voces pero no consigo concentrarme en qué dicen, aunque poco a poco afino el oído y consigo entender algo...
"Su novia ha tenido un accidente de coche, no se preocupe está bien, ha tenido mucha suerte por llevar el cinturón y por el airbag sino a lo mejor no lo cuenta, porque se hubiera dado un golpe que le hubiera reventado el cráneo".

"Dios mio, menos mal, no hubiera soportado perderla, estabamos unos días distantes pero yo la quiero mucho..."

Entonces recordé esas dos luces que me seguían, recordé el informe del trabajo que no podría presentar, aunque ahora tenía una buena excusa, pero me sentía culpable.. Recordé a Nena Daconte con su canción y pensé...Aún puedo darte esas cosas, pues la vida me ha dado una segunda oportunidad y quiero aprovecharla...

Este relato está dedicado a los que han sufrido un accidente de tráfico y se han salvado y quisiera concienciar a la gente para que tuviera cuidado en la carretera, lo importante no es llegar antes, sino llegar sanos y salvos...

24 comentarios:

Alijodos dijo...

pues si esther cuando la vida te da una segunda oportunidad no queda mas que aprovecharla...Deseo que tengas un buen fin de semana y espero que tu padre vaya mejor...un beso guapa...

Winnie0 dijo...

Hay que valorar cada segundo regalado por la vida.....No se puede jugar a desperdiciar el tiempo...y encima segundas oportunidades...¡a por ellas! Besos y feliz viernes Esther

Menda. dijo...

Ojalá, aprovechando que llega el fin de semana, la gente tome conciencia de tal tema.
'Más vale perder un minuto en la vida, que la vida en un minuto'.

Tus letras, fantásticas, Esther.

Ana dijo...

Precioso relato...Ojalá nos concienciáramos todos.

Muchos besitos y disfruta del finde preciosa.

X dijo...

Lo importante es llegar, sí. :-)

Carver dijo...

Bonito relato Esther, siempre vemos casos como el que nos narras y como dicen lo importante es concienciarnos llegar.

feliz fin de semana

HADALUNA dijo...

Muy real el relato y efectvamente, a veces la vida nos da una segunda oportunidad.

Besitos de fin de semana.

Cornelivs dijo...

Me uno al comentario de Alijodos, querida Esther.

Besos y feliz fin de semana.

Nuria Gonzalez dijo...

Me has recordado un accidente que tuvimos José y yo de coche. Nadie tuvo la culpa, el estado de la carretera era nefasto ( pirineos, invierno, montaña , curvas ) hace más de treinta años, pero tadavía me acuerdo pues esa curva era un punto negro de la carretera. Aprendimos a desconfiar de las curvas cerradas y desde entonces los puertos de montaña los hacemos con precaución.

Muchas gracias por recordarnos que debemos ser muy prudentes y sobre todo no tener prisa.

Besitos guapa

Marino Baler dijo...

Una buena forma de pedir precaución.
Cuidado a todos los que salgan estos días.

Un saludo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Sabes lo bueno que tiene la noche más cerrada? Que siempre acaba amaneciendo...

Saludos y un abrazo.

Gabiprog dijo...

La rutina de circular rodeados de un armario de chapa nos hace olvidar la importancia de tener los sentidos puestos en ese viaje en el cual nunca estamos solos ni libres de sorpresas.

Buen fin de semana.

El Ente dijo...

La vida nos da varias oportunidades, solo tenemos que ver las luces que nos avisan de cuando tenemos que parar, avanzar o girar. SIEMPRE HAY QUE LLEGAR, NO IMPORTA LO QUE TARDEMOS.

Un beso Esther y espero que tu madre vaya mejor.

Moisés Márquez dijo...

Yo creo que la única forma de concienciar a algunos es con mucha policía y radares en las carreteras.

janys dijo...

Hola Esther; me da mucho gusto escribir nuevamente en tu espacio. Efectivamente, mucha gente tiene accidentes de tráfico por no respetar las reglas mínimas de tránsito, sobre todo, por ir distraidas o llamando por móvil. Te mando besos hermosa, gracias por estar aquí.

Isabel dijo...

Un relato buenísimo Esther, y una forma muy "original" de concienciar a la gente, ante el peligro de la carretera, y en aprovechar las segundas oportunidades. Un beso guapa

Mary Lovecraft dijo...

Muy bello relato Esther, me emocionaste de verdad...

un besito, que tengas muy feliz inicio de semana!

María Marín dijo...

Es cierto que hay que saber apreciar las oportunidades que nos da la vida.
Porque cuando no te las da... es lo únic que te llevas.

Besos nenita!

Montse dijo...

No siempre la vida le da a uno segundas oportunidades y hay que sacar la enseñanza a vuela pluma, que no te presenta otra.

Muy bueno el relato.

Besitosssss

José Manuel Beltrán dijo...

Precioso, Esther. No se por qué, con el volante en las manos, nos disfrazamos por regla general de otra persona. ¿Para qué? por imitar a Alonso, por alardear de qué?, por demostrar que somos mejor que el otro.

Luego, claro, nos lamentaremos en el funeral del amigo sin llegar a pensar que el siguiente puede ser el nuestro.
Un beso, ciudadana.

Marinel dijo...

Totalmente de acuerdo,Esther.
Lo importante es llegar.
Un relato para la reflexión,sin duda.
Muchos besitos,linda.

Jose dijo...

Hoy por fin te encontré estimada Esther,y que sorpresa me
terminas de ofrecer, tú oasis esplendido es y el relato magnifico.

Un saludo de José que de la guerra termina de llegar para en tú
blog con tú permiso tiempos lejanos recordar

RMC dijo...

Bonita dedicatoria, la carretera es un inmeso peligro que muchas veces nos pasamos por alto,
un placer leerte.

Feliz semana
un beso
RMC

Alatriste dijo...

Un gran consejo el que nos das con tu historia. Siempre cuidando de los demás, amiga. Eres maravillosa. Gracias por felicitarme en mi desván. Un abrazo enorme y cuídate.

 

Designed by Simply Fabulous Blogger Templates